Review - Dima LT, impresora 3D para uso personal (Parte 1)

Sección: Impresoras 3D

En esta ocasión vamos a analizar y probar una impresora 3D que nos llega desde Valladolid, en España, donde se encuentra ubicado el fabricante Dima 3D (www.dima3d.com) que nos ha enviado un de sus modelos, en este caso la Dima LT, orientada principalmente a consumidor doméstico y pequeño profesional. La empresa también dispone de otro modelo, la Dima 1000, de mayor tamaño y prestaciones, para uso profesional intensivo.

En esta primera parte describiremos la apariencia de la máquina y sus principales caracaterísticas, dejando para posteriores entregas las pruebas de impresión con los diseños de la comparativa Make 2015.

En nuestro caso, la impresora 3D nos llega completamente montada en un embalaje muy bien preparado para protegerla de las inclemencias del transporte de mercancías, no obstante, habitualmente la venden como kit semi-ensamblada.

También nos han enviado las instrucciones que incluyen información detallada para su montaje, calibración y operación. Igualmente, nos proporcionan los perfiles para cargarlos en Slic3r. Si quisiéramos usar otro software para el laminado, como por ejemplo Cura, simplemente tendríamos que introducir los datos manualmente, que son bastante sencillos.

Review - Dima LT, impresora 3D para uso personal

Apariencia exterior y principales características

A simple vista podemos comprobar que no estamos ante un modelo de bajo coste, sino una máquina en la que se han cuidado muchos detalles para conseguir una alta calidad.

Por su aspecto es fácilmente reconocible que es una evolución o modificación de las P3Steel, que a su vez es una variante de la Prusa i3. La principal diferencia respecto a los modelos Prusa i3 es que su chasis se realiza completamente en acero, algo que le otorga una estabilidad y rigidez difícilmente comparable a los modelos de varilla roscada y piezas de plástico.

Review - Dima LT, impresora 3D para uso personal

El chasis está realizado de forma que ofrece una estilizada geometría en todo su perímetro a la vez que aligera el peso global al reducir bastante la cantidad de acero total.

Otro detalle de los que marcan la diferencia es la incorporación de husillos como elemento de posicionamiento del eje Z. El usar husillos permite una precisión bastante mayor que con las varillas roscadas de bajo coste. Los husillos son la forma más habitual de posicionar elementos móviles en máquinas de control numérico, por su fiabilidad y precisión.

Review - Dima LT, impresora 3D para uso personal

Quizá el punto más interesante que podemos apreciar en una primera inspección visual es  la ausencia de muelles en la plataforma de fabricación o cama. Incluso en modelos de prestigiosas marcas nos encontramos con el habitual método de nivelar la cama actuando sobre tornillos que, gracias a unos muelles, permiten elevar o bajar la base en tres o cuatro puntos hasta nivelarla con respecto a la boquilla del extrusor.

Review - Dima LT, impresora 3D para uso personal

En principio, la base de la Dima LT sólo hay que nivelarla una vez, pues se queda prácticamente inmóvil por su sistema de tuercas autoblocantes. En cualquier caso, en el manual nos explican que si se desnivelara después de mucho uso o por sufrir un golpe o cualquier incidencia habría que volver a realizar la operación. La calibración para la altura de la primera capa se realiza mediante el ajuste de un tornillo situado en uno de los laterales del eje X –donde está montado el conjunto extrusor- que acciona un interruptor final de carrera.

Con este sistema nos ahorramos un tedioso proceso de nivelación de las cuatro esquinas, bastante habitual en muchas impresoras 3D, que hay que realizar para cada impresión, a no ser que dispongan de un sistema de auto-nivelación.

Otro elemento a tener en cuenta es el fusor que trae de serie, que es el E3D v6, posiblemente el más aclamado fusor del tipo ‘all metal’ –completamente metálico- que hay en el mercado.

Review - Dima LT, impresora 3D para uso personal

En cuanto a la electrónica, está controlada por una RAMPS que quizá no es la mejor elección, pero cumple con su cometido. Dispone de lector de tarjetas SDcard que se accede por la parte inferior de la caja que cubre toda la electrónica.

El acabado global está bastante cuidado, a pesar de ser de tipo ‘abierto’, no vemos prácticamente rastro de los múltiples cables que debemos interconectar y la fuente de alimentación está perfectamente anclada al chasis junto con su correspondiente conector C13 así como de un interruptor para la alimentación general.

Los motores podrían parecernos un tanto pequeños, pues son los 42BYGHW609 de Wantai, con un par de 4 kg.cm en comparación con los 4,8 kg.cm que ofrecen los habituales 811, pero podemos asegurar que funcionan perfectamente y no hay motivo para creer que no tendrán fuerza suficiente.

Tanto en la correa dentada del eje X como del eje Y encontramos un sistema de regulación de la tensión de ésta. En ambos casos nos encontramos con una polea realizada con un par de rodamientos, que por el tamaño, aparentemente deben ser los 624.

En las dos poleas nos encontramos con que los rodamientos están colocados tal cual, sin ningún elemento solidario al movimiento que mantenga la correa en posición sin salirse de la polea, sino que es la propia pieza de plástico que une todo el conjunto al chasis la que hace de tope para que la correa no se salga.

Este diseño, que ya hemos encontrado en otras impresoras 3D, provoca que la correa roce directamente con la pieza de plástico causando daños tanto en la correa como en la pieza con el uso continuado.

Review - Dima LT, impresora 3D para uso personal

La máquina tiene un vidrio de 200x200 mm con los bordes redondeados como base de fabricación. Se puede calentar mediante una plancha calefactora de silicona que está adherida a una plataforma de aluminio sobre la que se fija el vidrio. La altura máxima de impresión puede llegar prácticamente a los 200 mm, con lo que obtenemos un volumen teórico de fabricación de 200x200x200 mm. Decimos teórico porque el redondeado del vidrio elimina una parte de la base como superficie útil.

La Dima LT se ofrece semi-ensamblada y dispone de un completo manual de instrucciones donde nos describen tanto el proceso de montaje como de nivelación de la base y de operación de la impresora 3D.

El fabricante incorpora una bobina de filamento PLA para que empecemos cuanto antes, así como un bote de Dimafix, un adhesivo especial para impresoras 3D que evita el warping, sobre todo cuando usamos ABS.

También incorpora un sistema para colocar la bobina de filamento que estemos usando en un soporte acoplado al chasis.

Aunque nosotros solo vamos a usar PLA y ABS, en esta impresora 3D se puede fabricar con multitud de materiales, incluso termoplásticos de alta temperatura de fusión, ya que el fusor puede alcanzar los 400 grados centígrados y la base se puede calentar hasta los 135 ºC.

En funcionamiento

Para conectar con la impresora 3D -en nuestro caso usamos Repetier Host como software de control- tenemos que ajustar los parámetros de la conexión para el tipo de placa controladora que incorpora, en este caso 115200 baudios con ‘Autodetect’ como selección en el parámetro ‘Transfer protocol’.

Al poner en funcionamiento los ejes comprobamos que las aceleraciones están bien calibradas, pues los movimientos son rápidos y suaves, sin saltos o paradas bruscas y en ningún caso hemos apreciado pérdidas de paso.

Los ajustes que proporciona el fabricante son, en nuestra opinión, demasiado conservadores, en cuanto que están programados para unas velocidades muy lentas, algo que viene bien para ajustes de alta calidad, pero que quizá son excesivamente lentas para ajustes de baja calidad. No estaría de más un juego de ajustes más amplio con velocidades más altas, ya sabemos, el ser humano es impaciente por naturaleza.

Otro aspecto que se aprecia en funcionamiento es que la base caliente se controla a través de un relé, lo que evita el sobrecalentamiento que se produce en las placas RAMPS que utilizan un MOSFET para ese cometido y que debido a un deficiente diseño suele acabar con algún susto.

El disponer de la nivelación ‘fija’, es bastante útil cuando realizamos impresiones de una forma más o menos continuada, pues se agradece el no tener que estar continuamente nivelando impresión tras impresión. En nuestro caso, no hemos tenido que retocar el nivelado una vez conseguido y parece que no hará falta en una larga temporada.

 

Review - Dima LT, impresora 3D para uso personal

 

Review - Dima LT, impresora 3D para uso personal

Review - Dima LT, impresora 3D para uso personal

Review - Dima LT, impresora 3D para uso personal

 

 

Leer segunda parte de la review Dima LT -->

Etiquetado como:

Productos relacionados