Solo 8, un nuevo modelo de perro robot impreso en 3D a menor coste

Redacción
Miércoles, 08 Julio 2020
Solo 8, un nuevo modelo de perro robot impreso en 3D a menor coste - impresoras 3D

Claro está que la robótica y la impresión 3D son una combinación con éxito asegurado. Las capacidades que proporcionan la robótica junto con la reducción del tiempo y costes de producción de la fabricación aditiva, hace que sea una solución eficiente para muchos sectores de aplicación. Es por ello que varios Investigadores de la Universidad Tandon de Nueva York (NYU Tandon) y el Instituto Max Planck en Stuttgart, han diseñado y producido un modelo de perro robot cuadrúpedo, denominado “Solo 8”, con impresión 3D. Lo llamativo de este proyecto no es simplemente la combinación de ambas tecnologías, sino el diseño de código abierto y la gran reducción en los costes que se ha llegado a alcanzar, en relación al coste que normalmente suele suponer.

No es la primera vez que hemos visto la utilización de la fabricación aditiva en la creación de perros robot: hace unos año se presentó el proyecto Astro, un dispositivo que podría ayudar a combatir el crimen. Sin embargo, el desarrollo del perro robot Solo 8 permite que equipos de investigación que cuentan con presupuestos limitados, puedan innovar y mejorar su diseño mecánico de mascotas para el futuro. Gracias a su rápido ensamblaje, su actualización y su fácil modificación, este prototipo está al alcance de cualquier pequeña empresa, laboratorios o instituciones de enseñanza que cuenten con esta tecnología 3D.

La impresión 3D en la creación del Solo 8

El objetivo del equipo era crear un perro robot ligero para conseguir una locomoción dinámica y acelerar así los ciclos de prueba. También querían que el Solo 8 fuera lo más accesible posible, por lo que era necesario minimizar la cantidad de piezas y la utilización de la impresión 3D como solución alternativa para ello. En este contexto, la tecnología FDM de termoplásticos parecía ser la opción más barata y eficiente. Se combinaron dos módulos actuadores para crear cada una de las extremidades y, finalmente, el perro robot Solo 8 se ensambló a partir de las 4 patas idénticas y la estructura del cuerpo, también impresa en 3D. El dispositivo final contaba con un peso de 2,2 kg, una longitud corporal de 42 cm y un ancho de 33 cm. Su control se realizaba a través de tableros electrónicos y su tecnología de información (TI).

En el prototipo terminado del Solo 8, todo el contenido electrónico y de robótica se encuentra dentro de la carcasa del cuerpo impresa en 3D, sin dejar ningún tipo de cableado suelo o expuesto. Está claro que el desarrollo del perro robot es un proceso sencillo que se encuentra al alcance de muchas personas. Alexander Badri-Spröwitz, líder del grupo de investigación, afirma: “Para que un grupo de investigación desarrolle un robot de este tipo, se requieren fácilmente cuatro años de trabajo, además de tener mucha experiencia. Nuestra plataforma es el conocimiento combinado de varios equipos. Ahora cualquier laboratorio del mundo puede conectarse, descargar los archivos de código abierto e imprimir las piezas, y comprar los componentes restantes del catálogo”. En conclusión, los comportamientos avanzados del perro robot Solo 8 podrían beneficiar a la comunidad tecnológica, tanto robótica como de impresión 3D, y dar lugar a nuevas extensiones de este tipo de dispositivos. “Ya muchas universidades se nos han acercado y desean hacer una copia de nuestro robot y usarlo como plataforma de investigación”, dijo Ludovic Righetti, profesor asociado de NYU Tandon.

Aplicación: Tecnología