Las pruebas para la vacuna del Covid-19 podrían acelerarse gracias a la bioimpresión

Redacción
Martes, 05 Mayo 2020
Las pruebas para la vacuna del Covid-19 podrían acelerarse gracias a la bioimpresión - impresoras 3D

Durante la actual pandemia de COVID-19, muchas compañías de impresión 3D lanzaron iniciativas solidarias para frenar la propagación del virus. Muchas han puesto sus soluciones al servicio del personal médico y los pacientes, creando respiradores, ventiladores y otros equipos médicos impresos en 3D. Por otra parte, los investigadores están tratando de desarrollar una vacuna contra el Covid-19 lo más rápido posible. Las pruebas de vacunas, tal como las conocemos, no son la forma más efectiva de realizar las pruebas rápidamente. Por lo tanto, la empresa de bioimpresión CLECELL, con sede en Corea, está desarrollando un nuevo marco para las pruebas de vacunas utilizando tecnologías de fabricación aditiva.

La startup se fundó en 2017 y se ha centrado en la investigación y el desarrollo de tejido artificial. CLECELL ha creado un modelo de epitelio respiratorio utilizando su bioimpresora 3D patentada, la U-FAB, así como otra tecnología de bioimpresión. El epitelio es uno de los cuatro tipos básicos de tejidos en humanos, que recubre las superficies externas de los órganos y los vasos sanguíneos de todo el cuerpo, así como las superficies internas de las cavidades en muchos órganos internos. Lo que es tan interesante sobre el modelo creado por CLECELL es que se espera que se convierta en un banco de pruebas para el virus SARS-Cov-2, el virus detrás de la enfermedad COVID-19, así como para la investigación sobre los mecanismos de varios otros virus.

¿Un banco de pruebas para la vacuna del COVID-19?

CLECELL explica que un equipo de investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard buscó su modelo de epitelio respiratorio para pruebas in vitro. A principios de abril, recibieron una carta formal de correspondencia de Choi-Fong Cho, profesor asistente de neurocirugía en la Facultad de Medicina de Harvard, para obtener información sobre el modelo de epitelio respiratorio creado con tecnología de bioimpresión. CLECELL explica que Cho quería investigar el efecto del SARS-Cov-2 sobre la estructura vascular (las rutas de infección del virus). Por lo tanto, la creación de una plataforma de prueba in vitro que imita el tejido pulmonar humano a través de la solución de bioimpresión de CLECELL fue de gran interés.

Hasta ahora, la gran cantidad de víctimas de la pandemia de COVID-19 ha generado un interés frenético en una cura. Los expertos están buscando métodos alternativos de investigación que puedan evitar las limitaciones de los métodos contemporáneos y tradicionales para la creación de una vacuna, que podrían llevar meses. Por lo tanto, CLECELL tiene planes de colaborar con investigadores de todo el mundo para ofrecer un banco de pruebas para la investigación de virus y el desarrollo de curas. El objetivo es llevar a cabo investigaciones no solo sobre la infección por virus, sino también sobre la administración de medicamentos, la toxicidad y la inflamación.

Junto con su bioimpresora U-FAB, CLECELL tiene otras dos plataformas de bioimpresión, la U-Printer para el desarrollo de tejidos y órganos artificiales y U-Skin para la reconstrucción de modelos de piel humana artificial. Todavía tenemos que ver cuán viable es su solución U-FAB para acelerar las pruebas de vacunas. “La creación de modelos respiratorios artificiales precisos a través de la tecnología de bioimpresión 3D ofrece una alternativa potencial”, comentó Young-Jae Cho, profesor del Departamento de Neumología del Hospital Bundang de la Universidad Nacional de Seúl sobre la plataforma CLECELL. Puedes encontrar más información aquí.

Categoría: Impresoras 3D
Aplicación: Medicina, Tecnología