Noticias

Premiada por inventar una prótesis 3D que cuesta tan sólo 10 euros

Redacción
Martes, 03 Enero 2017
Categoría: Impresoras 3D
Premiada por inventar una prótesis 3D que cuesta tan sólo 10 euros

Glòria Macià Muñoz, graduada en Ingeniería Biomédica por la Escuela Superior Politécnica de la Universidad Pompeu Fabra (Cataluña), ha ganado una de las doce becas Toptal STEM Scholarship for Women que desde el 2015 la red Toptal otorga a mujeres científicas informáticas, ingenieras de software y desarrolladoras.

Toptal es una red de ingenieros emprendedores que buscan talento en todo el mundo haciendo una rigurosa selección para identificar los mejores en cada ámbito. Los premios se hicieron públicos  en San Francisco (EE.UU).

El premio da apoyo financiero y orientación a proyectos de excelencia impulsados por mujeres, en los ámbitos de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas (STEM). Los ganadores reciben 5.000 dólares para invertirlos en su educación específica y un año de entrenamiento semanal por parte de un técnico de alto nivel de Toptal.

Glòria Macià impresionó al jurado de la convocatoria por el trabajo que, de manera voluntaria, está haciendo en prótesis impresas en 3D para niños y la aplicación que ha desarrollado para gestionar mejor el análisis de datos.

Como ha explicado: "ser ingeniero significa esto: tener la capacidad de resolver problemas de la vida real con la ayuda de la tecnología mediante la búsqueda de las mejores soluciones para los grandes retos a los que se enfrenta el mundo". 

Esta ya graduada ha colaborado en el proyecto mundial E-nabling The Future con su prótesis impresa en 3D que, según ha declarado a Redacción Médica, cuesta en el mercado mil veces menos que las convencionales (10 euros frente a 10.000). “No es sofisticada pero sí funcional y puede llegar a cualquier rincón del mundo sin problemas de presupuesto”, afirma.

“No cabe duda que con ella se mejora muchísimo la calidad de vida de quien antes no tenía mano o brazo”. Y más si el pacientes un niño -añade la ingeniera- porque no va a necesitar una sola prótesis a lo largo de su vida sino que, debido a su crecimiento, precisará de una nueva cada año. Además, el invento de Macià permite personalidad este dispositivo, no sólo en el tamaño sino también en su aspecto externo.

El objetivo de esta joven investigadora es ampliar las zonas donde actualmente están destinando las prótesis impresas (recientemente se han enviado a Venezuela y la India), por lo que no duda en comprarse su propia impresora 3D para poder seguir colaborando con esta iniciativa de forma más activa.

Etiquetado como:
Aplicación:
País: