Hundimiento de las acciones de 3D Systems, que paraliza las impresoras 3D Cube

Redacción
Lunes, 04 Enero 2016
Hundimiento de las acciones de 3D Systems, que paraliza las impresoras 3D Cube

Hace apenas dos años , la impresión 3D dominó los titulares sobre el CES, la feria de tecnología y electrónica de consumo más importante del mundo, que suele celebrarse en Las Vegas (Estados Unidos).

En la muestra del año 2014, la firma de impresión tridimensional 3D Systems anunció una docena de innovaciones en este campo, incluyendo una impresora 3D de chocolate.

Tras aquellos anuncios, la acción de la compañía se disparó hasta alcanzar un valor de 90 dólares.

Desde entonces no ha hecho más que bajar y al finalizar 2015 valía apenas 9 dólares.

Hace unos días, 3D Systems anunció la paralización de su línea de producción de la Cube, la impresora 3D destinada al gran consumo.

Según el director ejecutivo interino que ha sustituido a Avi Reichental como máximo responsable de la compañía, "en relación con la revisión en curso de nuestro negocio y de la industria, creemos que las oportunidades más significativas están hoy en entornos profesionales e industriales, de la tienda de diseño de productos a la sala de operaciones para el piso de la fábrica".

La publicación especializada Barron ha sostenido justamente esa tesis durante casi dos años, comenzando con su tema de portada de marzo 2014, cuando los inversores habían comprado la idea de una impresora 3-D en todos los hogares de América ("Cuidado con la impresión 3D", era el titular de portada del ejemplar del 8 de marzo de 2014). La revista aventuró que las acciones de 3D ​​Systems podrían caer un 80%;en realidad han caído 87% desde aquel entonces.

La acción sigue entrañando un riesgo. 3D Systems se encuentra en el proceso de búsqueda de un nuevo director general, lo que añade incertidumbre a su rebote. Y la compañía ya cuenta con una competencia sustancial en el ámbito industrial, donde las empresas privadas tienen una fuerte influencia.

Brian Drab, analista de William Blair, ha sido el escéptico más consistente. Ha clasificado a 3D Systems como una compañía a infraponderar desde mayo de 2013, cuando el resto de Wall Street cantaba alabanzas de la compañía. Argumenta que la acción debe operar cerca de su valor  tangible en libros de tan sólo 3 dólares. Los libros contables reflejan  las amortizaciones que 3D Systems probablemente  tiene que hacer todavía para dar cuenta de sus adquisiciones de bajo rendimiento.

 

 

Aplicación: Tecnología