Ponemos las 22 impresoras 3D españolas al descubierto, compáralas y decide cuál es tu preferida

Jorge Pérez
Miércoles, 15 Octubre 2014
Impresión 3D en España

El mercado español de la impresión 3D, aunque lejos de situarse a la altura de otros países como Estados Unidos, Países Bajos, Reino Unido, China, Japón o Alemania, no se ha quedado atrás y está creciendo con paso lento pero firme hacia una industria nacional que, sin limitarse a meros revendedores o importadores, se adentra en el desarrollo y fabricación de productos.

A diferencia de estos otros países que ya lideran soluciones tecnológicas para la industria y profesionales, el 99% de las iniciativas empresariales en cuanto a desarrollo de equipos en España se centra en el usuario doméstico (dejamos un 1% por pura cortesía), a pesar de ser éste el sector de población que más tardará en adoptar la impresión 3D como una tecnología habitual, según indican todos los estudios de mercado hasta la fecha.

A día de hoy, contabilizamos hasta 22 modelos diferentes de impresoras 3D fabricadas y/o desarrolladas en España, entre las que se incluyen algunas tipo RepRap (Prusa, MendelMax, Repemaker, ...), que no incluiremos en esta comparativa. Además también nos encontramos ya algunos modelos 'rebranded', máquinas que se fabrican de forma genérica, para ser distribuidas y vendidas bajo distintas marcas que le dan su toque personal.

En esta ocasión hacemos un repaso por las características que nos ofrecen los fabricantes, sin entrar en pruebas específicas sobre las mismas, aunque ya estamos preparando un análisis en profundidad con algunos de estos modelos que pondremos a prueba en nuestro laboratorio y os mostraremos sus habilidades en pleno funcionamiento para que tengáis una visión aún más objetiva e independiente si cabe.

Los modelos FFF

Las impresoras 3D de tipo FFF, -fabricación por filamento fundido- también conocidas como FDM (FDM es una marca registrada de Stratasys), son las que más rápidamente se han popularizado entre los usuarios domésticos y aficionados al bricolaje tecnológico, más conocidos como ‘makers’, debido a su sencillez y bajo coste, tanto de las impresoras 3D como de los consumibles.

En esta ocasión vamos a tratar sólo esta tecnología, dejando las demás para futuras entregas. En total vamos a revisar 14 modelos de impresoras 3D.

En la tabla que os ofrecemos a continuación tenemos una visión global de las características que hemos considerado más útiles al usuario novel que busca una máquina versátil pero sencilla de usar.

Entre los elementos que hemos incluido, cómo no, el precio, cualidad principal que busca cualquier consumidor; el volumen de impresión, para tener en cuenta el mayor tamaño que podremos conseguir; el espesor de capa que nos dará la resolución y precisión de nuestras impresiones 3D (a menor espesor, mayor resolución), y una serie de elementos como si incluye pantalla, si puede funcionar sin estar conectada a un ordenador, sistema de autonivelado de la base, opción de doble extrusor y base caliente.

Tabla comparativa impresoras 3D españolas

 

BCN3D+

Una de las impresoras 3D que más éxito ha tenido es sin duda la BCN3D+, desarrollada por RepRapBCN en la Fundació CIM, todo un ecosistema de innovación tecnológica con mucha actividad en el campo de la fabricación aditiva.

Aunque sin disponer de datos concretos de ventas, nos podemos aventurar a que seguramente es la líder de ventas de los modelos nacionales y es comercializada en un buen número de países. Sin duda una de las claves de su éxito es la realización de los workshops presenciales para enseñar a los usuarios a montarlas y manejarlas.

La BCN3D+ se ofrece tanto en kit como ensamblada, a un precio orientativo de 740 euros + IVA para la versión kit y 990 euros + IVA para la versión montada. Es open source y una de las preferidas por la comunidad maker.

Esta es la segunda evolución e incorpora mucho de lo aprendido durante el desarrollo de su antecesora, la BCN3D. En cuanto a su diseño mecánico, es similar a las MendelMax, las cuales ofrecen una gran estabilidad y precisión.

El chasis está realizado con perfiles de aluminio ensamblados con piezas plásticas impresas por otras impresoras 3D similares.

Sin duda una de las opciones más recomendables para iniciarse en la impresión 3D sin excesivo gasto pero con una máquina de calidad que además nos permitirá ampliarla con doble extrusor o extrusor de materiales pastosos.

Es extremadamente versátil y puede utilizar una amplia variedad de materiales de fabricación, PLA, ABS, Nylon, flexibles, PVA o HIPS entre otros.

Dispone de una gran documentación, software y firmware disponible en su repositorio de Github.

► Pros

  • Pantalla LCD
  • Funcionamiento autónomo
  • Opción de doble extrusor
  • Opción de extrusor de pastas
  • Precio ajustado

► Contras

  • No dispone de autonivelado

 


BCN3DR

La segunda impresora 3D que recientemente ha desarrollado RepRapBCN, una evolución de la 3DR, de tipo delta y de tamaño algo más reducido que la BCN3D+ ofrece la ventaja de mayor velocidad en el movimiento del cabezal extrusor.

La BCN3DR es la primera de tipo delta que ha sido desarrolla de forma comercial en España. Su precio es igualmente bastante atractivo, de 660 euros en formato kit.

► Pros

  • Pantalla LCD
  • Funcionamiento autónomo
  • Opción de extrusor de pastas
  • Precio ajustado

► Contras

  • No dispone de autonivelado
  • No tiene base caliente

 


Witbox

La impresora 3D Witbox fue desarrollada por la empresa Marcha Technology, que fue posteriormente adquirida por bq.

Está diseñada con una clara orientación al consumidor doméstico, buscando ofrecer una máquina sencilla y lista para usar.

De serie está limitada a un solo extrusor y a usar sólo PLA, no incorpora plataforma de fabricación calefactada, imprescindible para otros termoplásticos, pero ya hay quienes la han ‘hackeado’ para incorporar base caliente.

Construida con chasis de acero y puerta transparente con llave. La electrónica es una RAMPS 1.4 con Arduino Mega 2560. Puede llegar a alcanzar una resolución de capa de 50 micras.

Su precio es de aproximadamente 1400 euros + IVA, algo elevado en comparación con otros modelos con mejores prestaciones y todavía fuera del rango óptimo para ser una tecnología 'mainstream'.

No obstante, está teniendo un gran éxito de ventas, tanto en España como en otros mercados exteriores donde bq ya ha encontrado distribuidores.

Cabe destacar el servicio post-venta que ofrece bq, 24 meses de garantía, soporte técnico, certificación ISO 20000, gran cantidad de documentación online y tutoriales en vídeo.

► Pros

  • Pantalla LCD
  • Funcionamiento autónomo

► Contras

  • No dispone de autonivelado
  • No tiene base caliente
  • Precio elevado

 


Voladora

Desarrollada por Tumaker, la Voladora, en su versión actual V2X2 dispone de doble extrusor de serie.

En este caso, la empresa no está enfocándose a la venta de la impresora 3D al público, de hecho no la encontramos a la venta ni siquiera en su web. A modo orientativo, la versión anterior tenía un precio de 1540 euros.

La estrategia comercial de Tumaker pasa por ofrecer un servicio integral de formación y equipamiento orientado a centros educativos de formación profesional principalmente.

► Pros

  • Doble extrusor
  • Web Cam

► Contras

  • No tiene base caliente
  • No dispone de autonivelación de la base
  • No está a la venta aún

 


Dima1000

Este es un caso similar al de Tumaker, tanto la empresa, Dima 3D, como la impresora 3D Dima1000 están orientadas a servicios de formación.

Impresora 3D Dima 1000

No obstante, esta impresora 3D, aunque desconocida para la mayoría, es bastante interesante en cuanto a sus especificaciones.

Ofrece un volumen de fabricación bastante impresionante de 480x240x250 mm que supera a todas sus rivales, manteniendo resoluciones de 100 micras en cuanto a altura de capa, pudiendo llegar a 50.

Tiene un aspecto bastante robusto con perfilería de aluminio y barras de acero cromado.

Admite hasta 3 extrusores y el fusor es capaz de alcanzar 400 ºC, lo que le permite usar un gran abanico de termoplásticos como el polipropileno, polietileno o policarbonato, que suelen necesitar más de 300 ºC para poder ser utilizados.

La carcasa exterior es transparente, realizada en metracrilato, ideal para las clases de formación donde se necesita ver con claridad cómo funciona la máquina mientras previene de tocar accidentalmente el interior y sufrir alguna quemadura o herida.

Su precio, sin embargo, es el más alto de la oferta, situándose en los 3500 € + IVA.

► Pros

  • Extrusor de alta temperatura 400 ºC
  • Funcionamiento autónomo
  • Base caliente

► Contras

  • Precio elevado
  • No dispone de autonivelado de la base

 

Lion3D

Esta impresora 3D ha sido realizada por León 3D, empresa radicada en la ciudad de León y ha sido desarrollada con la colaboración de numerosos miembros de la comunidad RepRap CloneWars, aunque no está licenciada open source.

Mecánicamente, la Lion3D está realizada con chasis de acero y ventanas de metacrilato, siendo la frontal cerrada con llave.

En cuanto a la electrónica, utiliza una adaptación de la SAV Mk-1. El fusor es el LeoNozzle v2, también desarrollado por la empresa en colaboración con miembros de la comunidad RepRap.

El volumen de fabricación se sitúa dentro del estándar de tamaño medio, en 200x200x200 mm. Según indican, puede utilizar PLA, ABS y Filaflex como materiales para fabricar nuestras piezas.

La empresa asegura que es “completamente actualizable según las necesidades del mercado”.

En cuanto a precio, se vende en su web por 822 euros + IVA, lo que la convierte en una buena alternativa por sus prestaciones y precio.

► Pros

  • Plug & Play
  • Pantalla LCD
  • Funcionamiento autónomo
  • Base caliente

► Contras

  • No dispone de autonivelado

 


Lewihe

De reciente aparición en el mercado, la Lewihe es un diseño de uno de los pioneros en la comunidad RepRap, Juan Tendero, junto a su hermano Jordi.

Tras una fallida campaña a través de una plataforma de crowdfunding, la impresora 3D sigue su curso para llegar al mercado y será presentada en el 3D Printshow 2014 de París.

Entre sus características, su chasis está realizado en aluminio con ventanas de metacrilato y monta electrónica SAV Mk-1.

El tamaño de impresión es algo más reducido que sus competidoras, de 185x185x185 mm, aunque la estrategia de la empresa pasa por ofrecer un modelo XL que llegará a 320x250x185 mm.

Dispone de la opción de incorporar conexión WiFi y cámara web para control remoto de los procesos de impresión.

Su característica más destacable es la capacidad de usar filamento flexible, por lo que se obtiene una gran calidad en las piezas.

► Pros

  • Plug & Play
  • Apta para filamento flexible
  • Funcionamiento autónomo

► Contras

  • No tiene base caliente
  • Volumen de fabricación algo reducido
  • No dispone de autonivelado

 


Trylo

La impresora 3D Trylo, desarrollada por Easysolid, es bastante desconocida y apenas se dispone de información sobre la misma.

En la web de la empresa aparece disponible con un plazo de entrega de 4 semanas, es decir, que se oferta bajo pedido.

Entre las pocas características que podemos encontrar, dispone de un tamaño de impresión de 210x140x110 mm y está realizada con chasis de aluminio anodizado.

El precio al que se ofrece es bastante elevado para sus características, de 1640 € + IVA.

► Pros

  • Plug & Play
  • Funcionamiento autónomo

► Contras

  • Precio elevado
  • Tiempo de entrega de 4 semanas
  • No tiene pantalla LCD
  • No dispone de autonivelado
  • No tiene base caliente

 


Cloto

La impresora 3D Cloto, de Funsolid, es otra de las desconocidas para el gran público. No obstante, ya ha sido utilizada por el Ejército del Aire de España.

Entre las características de la Cloto, el fabricante señala que “está diseñada para funcionar en entornos industriales (polvo, corrientes, etc) así como en entornos domésticos (niños, mascotas, etc)”.

Está realizada con chasis de aluminio y ventanas y puerta transparentes.

El tamaño de fabricación alcanza los 210x200x200 mm, aunque existe una versión de mayor tamaño, la XXL.

Entre los materiales, el fabricante asegura que puede utilizar PLA, ABS, Nylon, Filaflex, pasta cerámica o chocolate.

Opcionalmente se puede incorporar un segundo extrusor.

El precio es quizá de los más elevados, situándose en los 1650 euros + IVA.

► Pros

  • Plug & Play
  • Pantalla LCD
  • Funcionamiento autónomo
  • Ampliable a 2 extrusores
  • Base caliente

► Contras

  • Precio elevado
  • No dispone de autonivelado

 


Dooit Genuine 200

La impresora 3D Dooit Genuine 200 es un modelo que utiliza un chasis de madera (plywood de abeto) que permite una buena estabilidad dimensional a bajo coste. Eso sí, manténgase alejada de fuentes de humedad.

En cuanto a sus características, no cabe destacar nada que esté fuera de los mínimos exigibles; el tamaño de fabricación es quizá de los más pequeños, de 200x200x150 mm .

En este caso, no dispone de control autónomo en la propia impresora 3D, por lo que siempre será controlada desde un ordenador.

Su precio es quizá su mejor baza, de 600 euros + IVA.

► Pros

  • Preensamblada
  • Base caliente
  • Bajo coste

► Contras

  • No tiene pantalla LCD
  • Volumen de fabricación reducido
  • No tiene funcionamiento autónomo
  • No dispone de autonivelado
  • Plazo de entrega de 2 a 3 semanas

 


wi3D core

Una de las últimas en incorporarse al mercado, desarrollada por wi3Dprint.

Entre sus características hay que destacar su diseño en C, que aún no habíamos visto en los modelos españoles, con chasis de aluminio.

Cabe subrayar también la plataforma de fabricación, realizada en fibra de carbono y metacrilato.

En cuanto al tamaño de fabricación, la wi3D core alcanza los 195x235x240 mm en la versión de un extrusor, siendo algo más reducido en la versión con doble extrusor.

Su precio está bastante ajustado, 1215 euros + IVA para la versión con un extrusor y 1272 € para la versión con doble extrusor

► Pros

  • Plug & Play
  • Pantalla LCD
  • Funcionamiento autónomo
  • Doble extrusor
  • Base caliente

► Contras

  • No dispone de autonivelado

 


Carey

La impresora 3D Carey, de la empresa Turtle 3D Printer, está todavía en fase de desarrollo, aunque muy próxima a ser comercializada.

Está enfocada a ofrecer una máquina de reducido tamaño pero de gran versatilidad. Su chasis de aluminio es de tipo ‘unibody’, realizado de una pieza para conseguir una gran rigidez y estabilidad.

El tamaño de fabricación es de los más pequeños, de 170x170x160 mm, y el hotend es capaz de trabajar a 300 ºC, ideal para ciertos materiales que necesitan temperaturas más altas de las habituales.

Aún no hay precio disponible.

► Pros

  • Plug & Play
  • Extrusor de alta temperatura 300 ºC
  • Pantalla LCD
  • Funcionamiento autónomo
  • Autonivelación de la base

► Contras

  • No tiene base caliente
  • Volumen de fabricación reducido
  • Aún no está a la venta

 

Status

La impresora 3D Status es un diseño de la empresa 3Dkits.

Realizada con perfilería de aluminio, incorpora un cabezal extrusor patentado por la empresa.

Su precio es bastante elevado en comparación con las demás, 1850 euros + IVA. 

 

► Pros

  • Plug & Play

► Contras

  • No tiene base caliente
  • No tiene pantalla LCD
  • Precio elevado
  • No dispone de autonivelado de la base
  • No tiene funcionamiento autónomo

 


 

MiniGaliprint3r

La impresora 3D MiniGaliprint3r es un desarrollo de la empresa GaliPrint3D.

Está realizada con estructura de aluminio y placas transparentes que la cierran completamente.

Entre sus características hay que destacar que dispone de sistema de autonivelación, muy útil para los que quieren una máquina que no necesite apenas mantenimiento.

Está equipada con doble extrusor y base de fabricación calefactable, así como de lector de tarjetas SD para un funcionamiento autónomo

 

► Pros

  • Plug & Play
  • Base caliente
  • Doble extrusor
  • Pantalla LCD
  • Funcionamiento autónomo
  • Sistema de nivelación automático

► Contras

  • No se encuentra a la venta aún

 

 

 

Etiquetado como: España, impresoras 3D
Aplicación: Tecnología
País: España