La industria automovilística incorpora la impresión 3D en sus líneas de producción

Jorge Pérez
Martes, 26 Agosto 2014
Opel usa impresoras 3D para el Adam Rocks

No, todavía no tenemos coches hechos con impresoras 3D, aunque están de camino, pero sí tenemos piezas y herramientas de la cadena de montaje que se realizan por impresión 3D.

Opel, la filial de General Motors, ha publicado recientemente que ha incorporado la impresión 3D a su cadena de montaje, y si bien algunos medios se han tomado la libertad de decir que "40 piezas del Opel Adam Rocks se realizan por impresión 3D", cabe matizar este sensacionalista titular. Lo que Opel está utilizando son herramientas, concretamente plantillas y guías, que han realizado por impresión 3D para ayudar en la cadena de montaje.

Las plantillas y guías de plástico son realizadas por un equipo de ingenieros del departamente de simulación visual comandado por Sascha Holl que realizan las piezas en Rüsselsheim para distribuirlas por las cadenas de montaje europeas de la marca.

El hecho de realizar estas piezas con impresoras 3D hace que se abaraten en un 90%, al ser tiradas muy cortas que no compensa realizar por moldeo, además de poder realizar cambios en su diseño de forma rápida para mejorar la utilidad de ésta. De momento son 40 las herramientas que están usando, aunque Holl afirma que "en el futuro, más y más herramientas por impresión 3D serán integradas en la cadena de montaje".

Estas plantillas y guías se utilizan para ayudar en el montaje y alineación de diferentes partes del vehículo, como el parabrisas, el techo solar, faros y un largo etcétera. Las guías fueron diseñadas a la par que el vehículo, por si cambian algunos aspectos del diseño del mismo, las guías se vuelven a realizar de forma rápida y sencilla.

Opel usa impresoras 3D para realizar herramientas del montaje del modelo Adam

Antes de usar la impresión 3D, estas plantillas se realizaban de forma casi artesanal, mecanizando un molde para las piezas de plásico. La tecnología de impresión 3D les permite desarrollar piezas que serían imposibles de otra forma, además de realizar sucesivas iteraciones sobre el modelo inicial hasta ajustar de forma muy precisa su forma final, sin ningún coste añadido.

La firma ya utiliza herramientas por impresión 3D en las cadenas de montaje de los modelos Insignia y Cascada y próximamente lo hará en los Corsa, Vivaro y Mokka que saldrán de la factoría que la empresa tiene en Zaragoza.

Otras marcas también están introduciendo la impresión 3D en diferentes partes del proceso productivo. Daimler, en colaboración con el Fraunhofer Institute y Concept Laser están trabajando en una impresora 3D de tamaño XXL que sea capaz de producir piezas metálicas de los vehículos. En este caso utilizan una tecnología de sinterizado selectivo por láser (SLS).

Honda, por su parte, está incorporando la impresión 3D de una forma más informal, al ofrecer archivos para impresoras 3D de sus modelos para que cualquiera en su casa imprima una versión a escala.

Ford ya anunció el año pasado que utilizaba impresoras 3D para las labores de prototipado, acelerando los tiempos de desarrollo y permitiendo a sus ingenieros realizar iteraciones sobre las piezas hasta conseguir un diseño óptimo.

Ford utiliza impresión 3D en el desarrollo de producto

La firma norteamericana afirma que se ahorra millones de dólares en el desarrollo de producto al eliminar la necesidad de herramientas muy específicas y moldes para piezas que suelen sufrir modificaciones en su proceso de producción, además de permitir a sus ingenieros experimentar con ideas radicales e innovadoras de forma rápida y económica.

Con los métodos tradicionales, un ingeniero diseñaría el modelo CAD de un colector de admisión y tendría que esperar cuatro meses para el prototipo que costaría unos 500.000 dólares. Con la impresión 3D Ford realiza la pieza en cuatro días, incluyendo varias iteraciones y modificaciones sobre el diseño original, a un coste de 3000 dólares.

La empresa ya está planeando su estrategia para incorporar la impresión 3D a la producción y no sólo al desarrollo de producto. Para ello sigue muy de cerca los avances en las tecnologías de fabricación de piezas metálicas.

Aplicación: Automoción, Industria