Biotecnólogos crean piel con una impresora 3D láser

Redacción
Martes, 08 Julio 2014

Un equipo del Laboratorio de Bioingeniería Tisular del Iserm-Universidad de Burdeos (Francia), dirigido por Joelle Amédée y Fabien Guillemont, ha logrado imprimir en 3D de forma correcta un trozo de piel de diferentes tipos de células humanas cultivadas 'in vitro'.

La técnica utiliza una impresora 3D en la que la "tinta biológica" se compone de células vivas en suspensión en un líquido y preparado en un cartucho; es expulsada mediante una impulsión láser. Esta sustancia contiene diferentes tipos de células: fibroblastos, que garanticen la consistencia y la flexibilidad de la dermis; los queratinocitos y melanocitos, que constituyen la epidermis. Muy pronto figurarán también células endoteliales que, soldadas entre sí, formarán los vasos sanguíneos, indispensables para que los tejidos vivan.

A diferencia de las bioimpresoras 3D ordinarias, en las cuales la tinta biológica sale a través de una especie de jeringa o por un procedimiento térmico, la impresora 3D por láser es más rápida y ofrece una mejor resolución. "Cada impulsión láser engendra una microgota que contiene las células a una velocidad de 10.000 gotas por segundo", ha declarado Fabien Guillemont.

piel impresión 3D

El dispositivo de exploración óptica permite la formación de patrones complejos en forma de círculos, estrellas o alineaciones.

Después de un primer prototipo, los ingenieros del Centro de Investigación Tecnológica Alphanov, de Burdeos, han fabricado una máquina-piloto más rápida que las ya existentes, de modo que las células impresas siguen siendo viables; y en el caso de las células-madre adultas, pueden diferenciarse. El coste de la impresora 3D es de entre 300.000 y 400.000 euros y actualmente está siendo patentada.

Los investigadores de Burdeos ya han sido capaces de imprimir un trozo de piel y calculan que pronto harán lo mismo con la córnea. En el año 2010, este Laboratorio logró bioimprimir directamente las células óseas sobre el cráneo lesionado de un ratón anestesiado.

"En última instancia se puede imaginar la bioimpresión directamente, por ejemplo, sobre una gran quemadura en un brazo", ha explicado Fabien Guillemont. "Hacen falta diez minutos para imprimir un centímetro cuadrado de piel, tal como se sabe hacer hoy en día, es decir sin inervaciones, ni glándulas sudoríparas y sebáceas, ni pelo", precisó.

Los tejidos bioimpresos fueron creados a partir de las células del paciente y se podrán producir injertos antirrechazo personalizados para la medicina regenerativa.

Inicialmente, sin embargo, estos tejidos se usarán para evitar el sacrificio de animales y, en segundo lugar, para medir mejor eventuales efectos tóxicos, que pueden ser diferentes en los animales y en el hombre.

En último extremo, esta tecnología tiene por objetivo hacer frente a la escasez de órganos para trasplantes. El equipo de Burdeos comenzó a trabajar para bioimprimir el glomérulo del riñón, la parte más complicada de este órgano.

 

Categoría: Impresoras 3D
Aplicación: Medicina