NO crean fármacos contra el cáncer con la impresión 3D

Publicado el: Lunes, 25 Agosto 2014

Aunque pueda ser de mala educación el colocar una palabra en mayúsculas en un titular, no he podido resistirme a hacerlo, porque quería resaltar ese NO por encima de todo.

Es bastante despreciable usar un sensacionalismo barato a costa de enfermos, ya sea de cáncer o de cualquier otra patología, y lamentablemente ha vuelto a pasar, ahora relacionando directamente la impresión 3D con tratamientos para el cáncer.

Déjenme que les diga en primer lugar que NO ha habido ninguna revolución médica en el tratamiento del cáncer con ayuda de la impresíón 3D, a pesar de ver titulares como "Revolución en la medicina: crean fármacos con impresión 3D para tratar el cáncer", NO, no es así, no se ha creado ningún fármaco.

La versión original de la información, distribuída por la Louisiana Tech University se titula: "Louisiana Tech researchers use 3D printers to create custom medical implants", e incluye un subtítulo que dice "Breakthrough technology creates materials infused with cancer-fighting drugs, antibiotics".

Traduciendo y resumiendo la información, lo que viene a contar es que se ha creado un material al que se le incorporan medicamentos, que pueden ir desde antibióticos para una infección hasta medicación en tratamientos del cáncer, pasando por cualquier enfermedad que necesite que administremos al paciente un principio activo, que puede ser utilizado en una impresora 3D. Es decir, que no se ha inventado ningún medicamente ni ningún tratamiento, sino una forma de administrar los fármacos.

Entonces, ¿dónde está la revolución, si es que la hay?

En el hecho de que se puede imprimir 3D un implante, de esos intradérmicos o que se colocan durante una operación, que libera la medicación que se le cargue de forma progresiva, al estilo de algunos contraceptivos disponibles hace ya bastante tiempo en el mercado.

¿Tiene esto que ver algo con el cáncer?, pues desde el punto de vista de que el cancer se trata con fármacos y químicos, sí, pero lo mismo tiene que ver con una infección que necesite antibióticos. Si el primer titular que veíamos era sensacionalista, tampoco deja de tener una tufillo a marketing barato ese subtíotulo que la propia universidad le agregó a la información.

Para que no os queden dudas, lo que han hecho los investigadores es crear un filamento con un bioplástico al que se añaden aditivos en diferentes proporciones, los cuales, en este caso, serían compuestos químicos o fármacos que queramos administrar a un paciente. La ventaja de este filamento es que es abrorbido por el cuerpo de forma natural, por lo que se coloca y nos olvidamos de él. La medicación se irá liberando en el cuerpo de forma gradual durante el tiempo que esté previsto que dure el tratamiento.

La 'revolución' reside en el hecho de que está pensado para que el filamento cargado con todo el arsenal farmacológico pueda hacerse a pequeña escala, en un laboratorio o farmacia y extrusionarse en una impresora 3D doméstica para darle la forma adecuada a donde vaya a implantarse. A mí personalmente no me parece una revolución, pero si un gran adelanto en la administración de medicamentos.

Espero haber arrojado un poco de luz sobre el asunto y que estas historias sensacionalistas sean las menos que veamos asociadas a la impresión 3D.

Jorge Pérez

Imprimalia 3D